viernes, 3 de enero de 2014

La calzada romana. Selva de Oza

Standard

En el entorno de la Selva de Oza (pirinego aragonés - Huesca) cerca del antiguo campamento San Juan de Dios, encontramos un poste con la señalización hacia la calzada romana. El recorrido transcurre entre bosques casi en su totalidad. Pronto encontramos el castillo viejo, los restos de una torre del siglo XVIII.

Seguimos. Al cabo de poco rato entramos en la calzada romana, una variante del Camino de Santiago. Esta vía era una de las principales vías que atravesaban los Pirineos y conectaba Zaragoza (Caesaraugusta) con la ciudadela de Beneharnum, en el Bearn francés. En los tramos más estrechos, los romanos tuvieron que levantar grandes muros para poder conservar la anchura característica de la calzada. Aún hoy podemos ver algún vestigio de estos muros.

0 comentaris: